DESCUBRE Educación

Cómo funciona la Disciplina Positiva y sus beneficios en la educación de nuestros hijos

23 octubre, 2020

Hoy quiero compartir contigo mi experiencia como madre y el mundo de la Disciplina Positiva.

Considero que lo más importante en la vida es ser amable. Ser amable y tratar a todas las demás personas y cosas con respeto. Amabilidad, respeto y actitud. Nuestra actitud ante la vida juega un papel esencial en el cómo se desarrollará ésta. Una actitud que nos haga sentir seguros de nosotros mismos para afrontar cualquier adversidad y conseguir el reto que sea que nos propongamos.

¿Y dónde aprendemos a ser amables, respetar y tener una buena actitud ante cualquier situación? En casa. La forma de educar es la clave.

Todos sabemos que, en cuanto tenemos la suerte de poder dar la bienvenida a un hijo o hija, nadie de nosotros recibe un manual de instrucciones. Del mismo modo que nuestros padres siempre hicieron lo mejor para educarnos a nosotros, también lo intentamos nosotros. Con nuestra mejor de las intenciones.

Sin embargo, me he dado cuenta de que la mayoría de veces que surgen «problemas» con los niños en casa, casi la totalidad de personas les echan la culpa a los niños. Les apuntamos con el dedo y les etiquetamos.

Ese es, para mí, el GRAN error.

Si un niño tiene una rabieta en una situación concreta, seguramente será lógico y normal, puesto que intenta de la forma que mejor sabe, expresar cómo se siente. Quizá ni pretende tener dicha rabieta, pero está pidiendo ayuda.

Seguramente en ese momento nuestra reacción será gritar para decirle que se calle de una vez por todas. Le regañaremos con una actitud de enfado y pediremos a gritos que pare. Con el consecuente castigo final por la escena que está montando.

Me he dado cuenta de que los gritos no sirven de nada. Incluso ni siquiera para desahogarme. Porque cuando yo gritaba, mi hija gritaba más fuerte.

Permíteme ponerte un ejemplo que es muy macabra, pero para que comprendas a lo que me refiero cuando digo que los niños gritan para pedir ayuda. Imagínate que estás en una situación de muchos nervios y en plena pelea con un hijo. Lo coges del pie y lo sacas por la ventana diciendo: «como no pares de gritar, te suelto». ¿Piensas que el niño pararía de gritar?».

Un día se me ocurrió hacer todo lo contrario. Cuando estábamos en plena escena de gritos, me callé y le susurré al oído. Le pregunté si podíamos empezar de nuevo. ¿Cómo crees que reaccionó mi hija? Paró de gritar. Nos abrazamos. Lloramos.

Ese día comenzamos a practicar una de las mejores formas que tenemos para evitar una crisis de enfados en casa. Cuando nos damos cuenta de que nos estamos a punto de poner nerviosos, uno de nosotros alza la mano a la vez que pregunta: ¿Empezamos?«. A partir de ese momento no es válido seguir peleándonos. A partir de ese momento nos perdonamos todo lo sucedido y cada uno pone de nuestra parte para serenarnos.

Esta es una de las varias cosas más importantes que he aprendido en la educación de nuestros hijos. Lo he aprendido por mi propia experiencia. Y, más aún, mi propia experiencia viviendo en el extranjero y teniendo cero posibilidades de recibir «ayuda física» de mi familia.

elisabet cronicas germanicas isabel una madre molona disciplina positiva

En medio de todo el proceso de educación de nuestra niña, Isabel, Una Madre Molona, se cruzó en mi camino. Ella tiene un blog sobre maternidad y donde realmente nos vemos cada día es a través de instagram. Isabel compartía su forma de educar a sus tres hijos y daba muchas pautas que, por experiencia, me eran familiares y compartía su misma forma de ver la educación.

Nuestra forma de ver y enfocar la educación de los hijos está muy relacionada con la disciplina positiva. ¿Qué es eso? Es una forma de darnos cuenta de cómo poder educar a nuestros hijos sin gritos, sin castigos, sin premios, pero poniendo límites y haciéndoles crecer como personas fuertes y seguras de sí mismas, amables y respetando su alrededor.

Ella se formó en disciplina positiva con Marisa Moya (máximo referente en España de la DP) e impartió talleres presenciales. Asistí a uno de ellos y fue uno de los días más bonitos en los que compartí la experiencia de educar a los hijos con otros muchos padres. Nos dimos cuenta de que todos tenemos las mismas necesidades, el mismo caos en casa, las mismas sensaciones de culpabilidad cuando nos equivocamos.

En su taller, Una madre molona y su marido, compartían y nos introducían en el excitante mundo de la Disciplina Positiva. Fue un día muy intenso, puesto que todos los temas eran súper interesantes pero había tanto buen contenido que era imposible retener. Salimos todos los padres encantados y nos dimos cuenta de que, en casi la totalidad de ocasiones, el foco está en nosotros, no en los niños. Cómo actuemos los adultos es lo que marca la diferencia.

Pero como diría Isabel, no buscamos culpables, sino soluciones.

Isabel y Dani se han animado a desarrollar este curso de formación online de Disciplina Positiva para poder hacerlo llegar a padres y profesores de todo el mundo.

Como decía, cuando salimos del taller aquel día, que duró 8 horas, teníamos tanta información en la cabeza que éramos incapaces de retenerla toda. Por eso estoy encantada de que haya sacado este curso online. En él descubrimos en qué consiste la Disciplina Positiva, con ejemplos de Disciplina Positiva prácticos y reales desde el primer momento. Nos ayuda a abrir los ojos y ver la educación de nuestros hijos desde una perspectiva respetuosa que quizá jamás nos habíamos planteado.

Y, lo mejor de todo, cuando te decides a probar y ves los resultados en casa tienes la mejor sensación del mundo.

Debo aclarar que aplicar la Disciplina Positiva en casa no es cuestión de una hora o un día. Es una inversión a largo plazo. Con pequeños cambios en nuestra forma de enfocar la educación y pequeños pasos cada día nos daremos cuenta de cómo somos capaces de vivir felices en casa conviviendo sin gritos.

Además, ahora puedes probar una lección gratuita en abierto del curso de Disciplina Positiva de Una madre molona haciendo clic aquí.

Y si quieres conocerla más puedes comprar su libro de Una Madre Molona. Y también te animo a seguir a Isabel @unamadremolona en instagram y a su Marido @marido_oficial.

Espero que te haya gustado que te comparta hoy mi experiencia en el mundo de la Disciplina Positiva y, si te animas, me encantará conocer la tuya a través de los comentarios.

¡Muchas gracias y un saludo desde Alemania!

Elisabet*

  • Responder
    Isabel
    23 octubre, 2020 a las 23:29

    Hola Elisabet, no deja de sorprenderme, gratamente, el enfoque positivo que tienes de la Vida!, y es maravilloso coincidir…
    Me habría sido muy útil, tomar ese taller de padres cuando mis hijas eran pequeñas… como bien dices, los padres hacemos lo mejor que podemos, con las herramientas que tenemos, y es cierto, nadie nos enseña, pero. si al darnos cuenta que estamos equivocados pudiésemos contar con herramientas tan positivas como la que acabas de presentar, otros serían los resultados, y los procesos tal vez, serían menos dolorosos…
    Muchas Gracias por compartirnos, compartir me, una experiencia tan personal, me emocionó mucho el «empezamos», un Gran abrazo virtual desde Chile🇨🇱 espero un día. tener el placer de conocerete.
    @las.pantuflas.de.mama
    P.S.: disculpa que te haya tuteado, es el hemisferio😔

    • Responder
      Elisabet
      25 octubre, 2020 a las 10:44

      Muchas gracias Isabel! Un saludo a Chile 🇨🇱❤️

  • Responder
    Naiara
    25 octubre, 2020 a las 6:28

    Hola preciosa! . Me ha encantado tu post y me has recordado lo bonito q fue ese taller presencial en el que también te conocí y eres una gran persona.

    Veo que has conseguido aplicar estupendamente la DP, yo sigo en ello, y con un hijo más!! Cuesta pero como dices es agradecido en el tiempo…
    Saludos amiga!!

    • Responder
      Elisabet
      25 octubre, 2020 a las 10:44

      Hola Naiara! Qué ilusión bonita 🌸💕 Muchas felicidades y un abrazo de vuelta 😘

Añadir Comentario

Suscríbete a Crónicas Germánicas