ALEMÁN Lenguaje Trucos

Cómo no aprender alemán

16 marzo, 2016

Sí, has leído bien el título.

Porque lo sencillo es empezar rindiéndose. NO puedo. NO lo conseguiré. NO sé ni cómo empezar. NO. NO. NO!!!

Hoy me animo a compartir contigo algunas expresiones tóxicas que se nos pueden ocurrir y en realidad lo que harán es impedirnos aprender el «élfico» alemán.

Pensamientos interiorizados que no harán más que obstaculizarnos en el intento de aprendizaje de la lengua de Goethe.

Seguramente te has planteado alguna vez qué podrías hacer para poder saber, conocer, hablar y llegar incluso a dominar el alemán. Pues hoy precisamente te traigo lo contrario, lo que no debes ni hacer ni pensar para poder aprenderlo.

Y, si te animas, puedes aportar alguna más.

como no aprender alemán 5

1.- Empieza basándote sólo en los clichés

Muchas veces, sin ni siquiera conocer de cerca de lo que vamos a hablar, opinamos. Y solemos tender a criticarlo.

Lo más sencillo es pensar que los alemanes son aburridos, serios, fríos, cabezas cuadradas y, por encima de todo, hablan un idioma nada sexy. ¿No lo has pensado nunca? Enhorabuena.

Si empiezas pensando así, en realidad no quieres aprender alemán. Porque te da palo. ¿Un poco cierto? Pasa al punto 2.

2.- Pensar que es dificilísimo

¿Hay algo que merezca la pena y no sea difícil?

¿Cuántas veces has intentado adelgazar? Como mínimo una. ¿Y lo has conseguido en una hora?

Aprender alemán es como adelgazar: se necesita mucha fuerza de voluntad. Cada día, cuenta. Cada sacrificio, cuenta. Cada avance, cuenta.

¿Piensas que no es posible? Pasa al punto 3.

3.- No darte tiempo

Aún recuerdo con cariño el primer día que inicié mi primera clase de alemán.

Y recuerdo muy bien lo que intenté recordar para siempre:

«Eli, recuerda que no tienes ni idea de alemán. No sabes ni una palabra. Y, cuando hables alemán, acuérdate de este día».

Así que, ahora, unos cuantos años después, sonrío cada vez que recuerdo ese momento.

El camino no ha sido fácil. Repito {por si no queda claro}, el camino NO ha sido fácil. Pero conseguirlo, conseguir hablar alemán es posible.

Un día, tras varias clases, no entender nada, no entender NADA de lo que te hablan, ni de lo que cantan. Un día escuchas en tu mente un «clic» maravilloso. Y, lo que hasta ahora te sonaba más a «élfico» que a otra cosa, empieza poco a poco a ser inteligible para ti. Y te emocionas. ¡Vaya si te emocionas!

Otra cosa es tener acento español, ¿Y QUÉ? Tener acento español hablando alemán es incluso sexy. Lo que no resulta nada sexy es no pronunciar bien. ¿Lo dudas? Pasa al punto 4.

4.- Evitar que te corrijan

Tengo a todos mis vecinos y amigos autorizados. La autorización consiste en que, cada vez que me equivoque, me corrijan.

En mi caso también hablo italiano. Recuerdo un compañero de trabajo con el que hablábamos en español pero cuyo idioma materno era el italiano. Aunque él sabía hablar español, hacia errores importantes. «Tú tieni», me decía, en vez de «tú tienes».

Nadie le había corregido. Yo no osé hacerlo, puesto que me di cuenta de que nadie le corregía y pensé que quizá a él le molestaría.

Si no permites que te corrijan, nunca mejorarás. Aunque ¿puede ser que tengas miedo al ridículo? Pasa al punto 5.

5.- Ten vergüenza

Para aprender alemán has de ser un poco «sin vergüenza».

Permíteme explicarme.

Si cada vez, caaaadaaa vez, que vas a hablar antes piensas mentalmente si lo que vas a decir es lo correcto y está bien conjugando y declinado nunca hablarás alemán. Es más perderás a tus amigos o ni siquiera los tendrás.

Recuerdo a 2 alumnos que compartían profesora de alemán. Ambos con más o menos el mismo nivel, pero una gran diferencia. Cuando estaban fuera de clase, con su grupo de amigos nuevo en un país nuevo, uno de ellos hablaba «sin pensar mucho». Simplemente se lanzaba a hablar alemán, aunque se equivocase.

El otro, en cambio, medía muy bien lo que decía. Tanto que casi tardaba media hora en decir una frase, puesto que antes de decirla quería cerciorarse de que lo que iba a decir estaba completamente bien.

¿Resultado?

El que quería decirlo todo perfecto se quedó sin amigos, puesto que se cansaban de hablar con él. En cambio, el que intentaba hablar aunque fuera equivocándose, acabó siendo uno de los más animados y queridos del grupo.

Da igual si te equivocas. De hecho, diría que sólo aprendemos cuando nos equivocamos. ¿Lo has pensado alguna vez?

Y, desde aquí, te animo a empezar a deshacerte de estas 5 expresiones tóxicas y pensar en disfrutar un poquito cada día en esta aventura de aprender alemán.

Viel Spaß!

  • Responder
    Alemaniando.com
    16 marzo, 2016 a las 7:08

    Hola Elisabet,

    estoy muy de acuerdo con todos los consejos que das. Es importantísimo empezar a aprender sin prejuicios y siendo realistas.

    Y hablando de prejuicios, he conocido muchos casos en los que hispanos se quejan de que los alemanes no son abiertos, de que son fríos, etc. Por otro lado he visto que esas mismas personas que se quejan seleccionan a sus amigos por su lugar de origen… so nach dem Motto: eres español? (o mexicano, o argentino…), vale entonces podemos llegar a ser amigos.

    Mi punto es que muchos esperan que la gente en Alemania sea abierta mientras ellos mismos en realidad no lo son… A muchos les facilitaría la vida liberarse de los prejuicios y empezar a ver a los demás como lo que son: personas (y no «representantes» de un pueblo). Como en todas partes, habrá personas con las que te entenderás bien, y personas con las que no. Pero eso era así también en el lugar de origen de cada inmigrante; creo que muchos lo olvidan al estar en el extranjero.

    Esa apertura mental puede ser un primer gran paso para llegar a aprender alemán.

    Saludos,

    Mauricio
    Alemaniando.com

  • Responder
    Romina
    16 marzo, 2016 a las 8:29

    Estoy en Alemania hace un mes. Antes de venir estudié alemán dos años. No soy experta ni mucho menos, pero para cosas básicas puedo defenderme. Igualmente me encontré con un problema y hace que me sienta cada día peor. NO LES ENTIENDO NADA, pero ni una palabra. Ni en persona, ni por teléfono. Entonces, las conversaciones terminan siendo nulas. Yo pregunto y no entiendo la respuesta. Y…. me angustia y me quedo encerrada en mi casa esperando que mi marido me acompañe a todos lados porque habla y entiende mejor. Ya ni siquiera atiendo el timbre cuando suena porque se que no voy a entender. Es muy frustrante haberme esforzado por aprender antes para no llegar en cero y así y todo sentir que estoy en cero.
    Espero que algún día me haga click la cabeza. Por ahora, el hecho de que hablan rápido y pronuncian diferente acá en Leipzig me tiene un poco desanimada.

    • Responder
      Alemaniando.com
      16 marzo, 2016 a las 9:21

      Hola Romina,

      no te desanimes, lo que te ocurre es normal.

      Te recomiendo hacer un tándem con alguien que quiera aprender o mejorar su español. Así vas conociendo gente, eso es indispensable para poder entender y hablar el idioma.

      Saludos,

      Mauricio
      Alemaniando.com

  • Responder
    Sergio
    16 marzo, 2016 a las 15:02

    Excelente tus comentarios!. Yo estoy estudiando hace 2 años, y a Deutschland voy el año que viene. Me parece que lo ideal es tener gente que hable tambien un poco de español, entonces es mas llevadero. Viele Glück
    Sergio Schmidt Bender Aus Argentinien

  • Responder
    JosepM
    18 marzo, 2016 a las 7:52

    Totalmente de acuerdo. Yo llevo un año poco más poco menos, y este verano visitamos Berlín en agosto, las frases que conocía y decía me entendían, pero sus respuestas… buf… nada de nada, recuerdo la chica que me indicó que anden, plataforma y tren debíamos coger para el aeropuerto, no entendí prácticamente nada, que digo, nada de nada, primero me sentí frustado pero me dije, «oye, que te han entendido no?».
    Yo me esfuerzo a diario en leer los titulares de periodicos en alemán, música en alemán, los OK KID suenan «super» y hasta una temporada el móvil en alemán… pero esto último es estresante cuanto tienes prisa y buscas una opción 🙂 Probadlo y ponéis Google Maps para ir algún sitio, os sentireis como en Alemania 😀
    Saludos!

  • Responder
    JosepM
    18 marzo, 2016 a las 7:55

    Totalmente de acuerdo. Yo llevo un año aprendiendo alemán, poco más poco menos, y este verano visitamos Berlín en agosto, las frases que conocía y decía me entendían, pero sus respuestas… buf… nada de nada, recuerdo la chica que me indicó que anden, plataforma y tren debíamos coger para el aeropuerto, no entendí prácticamente nada, que digo, nada de nada, primero me sentí frustado pero me dije, «oye, que te han entendido no?».
    Yo me esfuerzo a diario en leer los titulares de periodicos en alemán, música en alemán, los OK KID suenan «super» y hasta una temporada el móvil en alemán… pero esto último es estresante cuanto tienes prisa y buscas una opción 🙂 Probadlo y ponéis Google Maps para ir algún sitio, os sentireis como en Alemania 😀
    Saludos!

  • Responder
    Guillermo Eduardo Sanchez Cardenas
    18 marzo, 2016 a las 17:55

    Empecé estudiando Alemán en el Goethe institut de Bogotá,tenía una profe Alemana muy linda y como seguro de que no hay aprendisaje sin motivación me cuadré a la profe lo cual redundó en un rendimiento academico mio extraordinarioel otro ingrediente de motivación ya estaba, mi amor por la cultura Alemana siempre fui un asiduo lector de Nietsche,hegel Engels, Marx y demas genios Alemanes y me propuse una meta no descansar hasta ser capaz de leer a uno de estos barbaros del pensamiento en su idioma ,no lo he alcanzado aun pero en esas estoy todavía y se que lo voy a lograr algun dia .un abrazo a todos GUILLERMO

Añadir Comentario

Suscríbete a Crónicas Germánicas