DESCUBRE

El misterioso caso del Hacker y lo que la seguridad importa

15 febrero, 2017

Ahora que ha pasado todo, ahora que por fin nos hemos deshecho del Hacker, he recuperado mi blog y puedo trabajar de nuevo en él, me animo a compartirlo.

Me animo a compartir lo que realmente sucedió cuando un Hacker se apoderó de mi blog, me lo boicoteó, perdí el control sobre él y Google me puso en la «Black list«, que es lo peor que le puede suceder a un blogger.

¿Por qué?

Me animo a compartir mi caso por si puede servir de ayuda a alguien que se encuentre en la misma situación. Porque en el momento en que me sucedió a mí, en el momento en que el Hacker me vendó los ojos y me ató las manos hubiera querido poder disponer de esta información para saber cómo actuar.

Es más, te doy incluso 2 opciones distintas para conocer el caso.

La primera es que te traigo mi testimonio en video. La segunda, que puedes leer tú mismo la historia contada por mí en este artículo. Como siempre, lo más importante está al final.

¡Dentro video!

El misterioso caso del Hacker y lo que la seguridad importa

Cuando comencé el blog… Tranquilo que no voy a reproducir la historia desde el día en que nací, pero el primer párrafo para ponernos en situación es importante, puesto que no desde todos los blogs se escribe bajo las mismas condiciones.

Empecé el blog en la plataforma gratuita de WordPress.com. En ella puedes tener un blog en 5 minutos. Tiene una ventaja, que es que toda la seguridad y todo el mantenimiento no depende de ti, te lo hace el equipo de WordPress por ti. Para las personas que no entiendan de blogs, es como tener un email en hotmail o en gmail. Pero en lugar de un email tienes un espacio en el que escribes en un blog.

Una de las desventajas de una cuenta gratuita es que no puedes organizar el blog como tu quieres y, si algún día la plataforma cierra, tu blog desaparece, porque en realidad no es tuyo. Las cosas gratis suelen tener bastantes desventajas. Además, tienes el nombre del blog un poco feo, puesto que el nombre de la plataforma también aparece. Aunque puedes comprarte un dominio y redirigirlo a esa dirección.

Si quieres tener un blog propio, debes instalar la estructura de esa plataforma en un lugar donde puedas alojarlo, en una empresa que se dedique al hosting o alojamiento web. En mi caso lo moví a Hostgator en cuanto decidí tener mi propio blog. No es la primera ni la segunda vez que mi amigo Víctor me tiene que sacar las castañas del fuego mientras estaba alojada en mi primer hosting. Más de una vez estaba bloqueado y, en lugar de avisarme del porqué iban a bloquearlo, tuve que reaccionar como pude. Mis conocimientos técnicos son limitados, puesto que puedes ser autodidacta, pero hay cosas que sólo un profesional te puede solucionar. Y ahí estaba siempre Víctor.

Cansada ya del antiguo hosting escuché hablar muy bien de Webempresa, empresa especializada en alojamiento de blogs en WordPress.

Un día Google me envió un email indicando que mi blog tenía algunas páginas infectadas. En concreto su mensaje principal rezaba «se ha detectado software malicioso en su blog«.

Confieso que en ese momento no pensé que fuera grave e imaginé que era algo temporal, que con el paso de las horas se «auto-solucionaría». Inocente de mí pensé, a la vez que ponía los labios en línea recta inclinándolos sutilmente hacia abajo: «si yo no he copiado nada a nadie ni he instalado nada malo en mi blog».

La pesadilla había comenzado

Pero la pesadilla no había hecho nada más que empezar. Desde Google me indicaron que ellos no podían leer el código «maligno» que alguien había escrito en mis páginas, pero sí veían que estaba y que podía dañar a los que me visitaran. Apenas unas pocas horas después empecé a recibir pantallazos de la home de mi blog por parte de los seguidores de crónicas germánicas que intentaban conectarse al blog.

Un Hacker se había apoderado de mi blog

Todos los mensajes y los pantallazos de la home de crónicas germánicas mostraban ese mensaje de Google en fondo blanco y letras rojas que tanto asusta. Ese mensaje que indicaba que el blog estaba infectado y mejor no entrar ahí.

Y no sólo eso, al cabo de poco rato, ni yo misma podía entrar en mi blog.

¡¡HORROR!!

Eso fue lo peor.

Sin saber qué tenía que hacer para solucionarlo, solicité ayuda al equipo de Webempresa. Teníamos ya planeado migrar mi blog a sus servidores y alojarlo allí, pero lo que no habíamos previsto es que estuviera infectado.

Cuando les solicité ayuda todo el equipo, no, todo el EQUIPAZO de Webempresa se volcó en ayudarme, puesto que son conscientes de lo que significa un blog para un blogger. La misma consulta le hice a Hostgator, mi anterior empresa de hosting, pero estos últimos no hacían más que darme información y más información y remitirme a otras páginas y más páginas.

Necesitaba ayuda profesional

Lo que yo necesitaba era que alguien me ayudara. Desde que comencé y descubrí que me encanta el mundo del blogging, me he formado con distintos cursos para crecer y gran parte también ha sido ir probando y ejerciendo de autodidacta. Pero llega un momento en que, por mucho que te formes o por muy autodidacta que seas, no puedes aprenderlo todo. En ese momento te das cuenta que necesitas contar con un equipo de profesionales.

Es lo que sucedió cuando me encontré con mi blog infectado. Y en una semana de mucho trabajo conjunto conseguimos con el equipo de Webempresa no sólo limpiar todo el blog, sino dejarlo aún mejor donde las visitas orgánicas de Google han incluso crecido después de que nos sacaran de la «Black list».

Y para que puedas ver cómo afecta a las estadísticas y visitas del blog un ataque de esta envergadura, comparto contigo las estadísticas de la semana en la que el Hacker se apoderó del blog de crónicas germánicas donde aparece el peor día y el día en que todo vuelve a la normalidad.

GRACIAS

GRACIAS de corazón a todos los seguidores del blog de crónicas germánicas por el apoyo incondicional y a todos aquellos que, teniendo conocimientos técnicos o conociendo a quien los tenía, se ofrecieron desinteresadamente a ayudarme.

Parece mentira, pero es cierto que de todo lo malo se aprende. En ocasiones cuando escribo pienso que estoy sola en esto, pero al contar que estaba inmersa en un problema grave me he visto y sentido MUY arropada por toda mi comunidad, por todos los seguidores de crónicas germánicas. Incluso considero que esta batalla nos ha unido a todos, blogger y comunidad, aún más y aún tengo más ganas que antes de seguir adelante con el blog.

Y GRACIAS de corazón también a todo el equipo de Webempresa, en especial a Gerard, Ricardo, Javier, Efraín, Adriana, David, Enrique y todos los que están con ellos que me salvaron literalmente virtualmente la vida. Sin todos ellos te aseguro que hoy no estaría aquí.

Vielen Dank!

  • Responder
    Strudel & Flan
    15 febrero, 2017 a las 11:56

    Eli! Fue muy angustioso. Con todo el trabajo que conlleva hacer un blog … pero ya está, como se suele decir, ya ha pasado.

    Muchas gracias por compartir la experiencia!

    Besos

  • Responder
    Ganas de Alemán
    15 febrero, 2017 a las 12:34

    Gracias Elisabet por tu valentía al compartir tu experiencia (que seguro no ha sido nada fácil) porque nos sirve a muchos. Ya había oído hablar de webempresa y la tengo bien apuntada para el día de mañana. De momento sólo he comprado el dominio porque, en principio, era una cosa para mí y mis clases, pero poco a poco te vas haciendo de una comunidad (modesta en mi caso) y te das cuenta que no la querrías perder por nada del mundo, así que no me quiero imaginar tu calvario.
    Viele liebe Grüße
    Laura

  • Responder
    Josep Maria Guíxols
    16 febrero, 2017 a las 19:12

    Kopf hoch!! Ànims Elisabet!! Gott sei Dank alles ist schon vorbei!! Ho celebro moltíssim!! A continuar i amb més força que mai!!

Añadir Comentario

Suscríbete a Crónicas Germánicas