FREITAG KAFFEE UND KUCHEN

Freitag, Kaffee und Kuchen: de carreras y desengaños

27 mayo, 2016

Cada Freitag en el blog tomamos juntos un Kaffee und Kuchen virtual, en el que compartimos lo más destacado de la semana, los planes para el finde o lo que nos apetezca contarnos.

¿Coges tu taza y te unes al café?

Si nos estuviéramos tomando un café juntos te contaría…

kaffee und kuchen freitag

… de hecho te preguntaría si alguna vez has tenido ocasión de pedir un café con leche en una cafetería alemana. Yo es que soy mucho de café con leche en el desayuno. Básicamente te lo preguntaría porque ya conocerás cómo los sirven. En lugar de café con leche te traen una especie de barreño como el que ves en la parte inferior de la foto. Si tienes hambre canina estás de suerte acompañando un Kuchen con este barreño de café con leche.

Si nos estuviéramos tomando un café juntos te contaría…

… que algo que ha sucedido recientemente estaba dudando en compartirlo o no aquí contigo. Al final he decidido que sí, puesto que quizá puede ayudar a alguien a sentirse mejor.

Hace pocos días he tenido mi primer gran desengaño desde que vivo en Deutschland. Y esta vez estoy segura de que no se trata de nada relacionado con vivir en otro país e integrarte en una nueva cultura. Es curioso porque me ha sucedido con personas que viven aquí, en Alemania, pero no son alemanas.

Digo esto desde el principio para evitar que alguien malinterprete la situación, pensando que se trata de desprecios alemanes.

Casi 4 años viviendo en Deutschland no he sentido nunca ningún desprecio por parte de ningún alemán. Quizá he tenido mucha suerte. En cambio, me ha tenido que suceder hace poco con personas de otra nacionalidad {evitaré desvelarla para no generar polémica}. Tener desengaños es parte de la vida, de eso no nos libra nadie, pero cuando podemos evitarlos considero que vivimos más felices. Esa sensación agridulce que no tenía desde hace años. Es imposible caer bien a todo el mundo, eso también está claro, pero si estoy frente a alguien con quien no congenio, al menos mantengo las distancias con respeto.

Muchas veces coincidiremos en la vida con personas con las que no congeniamos. Hasta ahora, y no sé aún muy bien porqué, realizaba un esfuerzo para que, cuando nos viéramos, se sintieran cómodas. Pero era un esfuerzo interno que en realidad no quería hacer. ¿Sabes a la sensación a la que me refiero?

He decidido que se acabó. A partir de ahora no haré ningún esfuerzo. La vida ya nos pone suficientes retos como para no poder escoger con quién encontrarse y con quién disfrutar. He decidido quedar sólo con la gente que me hace feliz. Ojo que esto no significa «que me doren la píldora» o «que me hagan la pelota».

Adoro quedar y hacer planes con la gente que sé que me aprecia de corazón. Por suerte coincido y congenio con muchas personas de distintas nacionalidades, incluyendo la alemana aber natürlich! Y paso muchos y muy buenos ratos con ellas. Y así es como quiero seguir, rodeándome de personas que se alegren por mis logros y que compartan conmigo los suyos para que pueda alegrarme yo por ellas también. Y, obviamente, ayudarles cuando lo necesiten.

Se acabaron los «compromisos amigales». ¿No coincidimos? No es necesario hacer cumplidos.

Lo siento pero necesitaba compartirlo contigo.

Y para no terminar con mal sabor de boca…

Si nos estuviéramos tomando un café juntos te contaría…

… que hasta hace muy poco pensaba que la carrera más difícil debía ser algo relacionado con la física cuántica. Pero estaba completamente equivocada, pues he comprobado que no. Y mira que me he esforzado por ganar una de las carreras, pero es imposible conseguirlo.

¿Alguna vez te has enfrentado a una carrera con la cajera del supermercado? ¿Quién es más rápida? ¿Ella {o él} pasando los artículos por el scanner o tú guardándolos en tu carrito?

Yo esta semana ya me he rendido. Tras años intentándolo es imposible competir con ellas {o con ellos si se da el caso}. Me coge un stress cuando llego a la caja y disparan los productos como si fueran proyectiles que nunca consigo guardarlos antes de que se acumulen en ese espacio liliputiense que queda después de pasarlos por la caja. ¿También te ha sucedido? Si lo has conseguido, ¿me cuentas tu truco?

Si nos estuviéramos tomando un café juntos… ¿Qué me contarías?

Feliz finde! Ein schönes Wochenende!

  • Responder
    mcmaestre
    27 mayo, 2016 a las 8:25

    Respecto a lo de la gente «tóxica» dejalo pasar amargandote no ganas nada las personas en la vida pasan y punto y si no enlazas bien con esas, mejor que pasen rápido!
    Respecto a lo de la cajera de super, creo k pone nerviosa a cualquiera!! Mi truco ordenar en la cinta transportadora las cosas de más peso primero, para así, si no me da tiempo a cazarla al menos que no caiga sobre una bandeja de fresas o un cartón de «10huevos»!!!

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:17

      Gracias mcmaestre por tu aportación.

      Probaré tu truco en la caja!

      Un saludo*

  • Responder
    Viole
    27 mayo, 2016 a las 8:34

    Hola Elisabet, déjame comentarte que me pasa lo mismo con una chica que conocí hace tiempo aquí, al final termino cansada y con stress, es por eso que me alejo constantemente para recuperar energías y paz mental. Por otra parte si uno no tiene obligación con esas personas es mejor alejarse!. Así que no te preocupes siempre suele pasar pienso que por salud mental es mejor retirarse. Animo!!! y con lo del super nosotros ponemos por lo general lo pesado de primero (agua, sodas, etc) y así después solo tiramos el resto 😛

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:18

      Jejeje… Gracias Viole. Lo probaré!

      Un saludo*

  • Responder
    Eulàlia
    27 mayo, 2016 a las 8:47

    Aixx Elisabet, q pena q vivamos tan lejos…
    Sobre la cajera, q fuerte!, no soy la única q piensa lo mismo..q bueno! El otro día en el Lidln pensé lo mismo con la cajera..!! Q machine!!
    Con lo de las amistades, hace tiempo q decidí q ya la vida te trae de por sí disgustos o malos momentos, por lo q no es necesario compartir tu tiempo, tus momentos, con gente q no vale la pena y q no te aporta. Lo siento, parece q sea egoísta, pero es una manera tb de quererme. Por suerte, hay tantas personas increíbles con las q compartir. Yo ahora mismo q llevo 2 meses en Alemania, me estoy encontrando con algunas …poco a poco, dejándome fluir, no esperando nada…es es importante.
    Ánimos y gracias por compartir. Eres grande!

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:20

      Gracias por tus bonitas palabras Eulalia!

      Un abrazo*

  • Responder
    Jessica
    27 mayo, 2016 a las 9:41

    Guten Tag! Hiciste bien a no desvelar la nacionalidad de la persona en cuestión; no creo que sea la nacionalidad el problema. A mi también me pasó y en distintos Países, con personas de diferentes nacionalidades, las razones son varias: valores distintos, intereses diferentes y etcétera. Tu elección es la correcta no perder el tiempo y seguir adelante, no dejar que la negatividad te quite la sonrisa. La vida es tan corta que no hay que gastar el tiempo y las energías con gente que no hace ningún esfuerzo, es tirarlo todo al vacío .Yo hace tiempo,también, decidí que : no gracias, paso . ?. Por las cajeras ( o los) mi truco es : o ir en dos a hacer la compra o tirar todo en el carrito e ir a donde hay el espacio designado para embolasarlo todo; no hay otra. Estoy convencida que tienen algún poder para ir así rápidos.
    Ánimo y un saludo
    Jessica

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:21

      Gracias Jessica por tu aportación.

      Un saludo*

  • Responder
    Arantxa
    27 mayo, 2016 a las 9:59

    Qué café más agradable! yo estoy llegando a ese mismo punto con los compromisos amigables. más vale estar con gente que te aprecie y que te lo demuestre (y viceversa). Respecto a las cajeras veloces, yo desde que soy madre de mellizos me he vuelto muy zen así que vísteme despacio… Por mi como si ganan el récord guinness de pasar productos, yo los meteré en la bolsa a mi ritmo 😉 un beso!

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:21

      Jejeje… Gracias Arantxa! Disfruta de tu parejita de babys!!

  • Responder
    Isabel Cruz
    27 mayo, 2016 a las 9:59

    Yo también creo que en todas partes hay personas tóxicas, personas que aunque quieras, sabes que tiene que ir a poquitos para no agotarte tú mismo. A mí me pasa con amigas (curioso, sólo chicas) españolas aquí en Alemania, creo que les supera el país, no se quieren adaptar y acaban teniendo problemas serios.
    Yo no dejo de tener relación con ellas, siguen siendo amigas, pero cuando están en un momento negativo extremo, las dosifico y me alejo un poco.

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:22

      Gracias por compartir tu experiencia Isabel.

      Un saludo*

  • Responder
    Carmen
    27 mayo, 2016 a las 11:42

    Coincido que no es un tema de nacionalidad. Es más un problema de gente amargada, y como dice Isabel, gente que no quiere adaptarse a la nueva situación de vivir en otro país y terminan cargadas de negatividad. Aléjate de esa gente, es lo mejor que haces! Yo tampoco he tenido esa experiencia con ningún alemán, pero si con españoles viviendo aquí o en otro país. Pareciera que ellos sufren la distancia más que nadie y tu eres la descastada que sigues siendo feliz a más de 2500 km de distancia. Entonces ni se alegran de todo lo que te sale bien y consigues, y encima intentan que te sientas mal por ello. Como diríamos en mi tierra, a esta gente hay que decirle «tequieirarcarahoya!!» 🙂
    Las cajeras son el demonio. Mi truco, antes de colocar nada en la cinta, ya llevo el monedero y las bolsas desplegadas y abiertas.

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:23

      Gracias Carmen.

      Un saludo*

  • Responder
    Ximena
    27 mayo, 2016 a las 20:12

    Hola Elizabeth! !!! Me rei mucho con lo que contas de la cajera!!! Yo también lo he pensado en varias oportunidades Jajajajajaj! !!
    Me dirias cuál es el lugar donde tomaste ese riquísimo desayuno???. Quedé encantada por como te lo sirivieron. Se que las dos vivimos en Ludwisburg y quizás me queda cerca para ir. Muchas gracias

    • Responder
      Elisabet
      28 mayo, 2016 a las 17:39

      Hola Ximena,

      Es en el Ratskeller 😉

      Un abrazo*

      • Responder
        Ximena
        29 mayo, 2016 a las 2:41

        Muchas Gracias Elizabet!1!

  • Responder
    maribela
    28 mayo, 2016 a las 1:50

    Efectivamente hay gentes espantosas y no puedes permitir que te alteren y te hagan daño, su sitio es el olvido y no la engrandezcas al permitir que te cause estrés. Al disco duro del olvido

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:23

      Gracias Maribela.

      Un saludo*

  • Responder
    Karin
    28 mayo, 2016 a las 5:39

    Hola Elisabet! Coincido con las opiniones aquí escritas! Cuando estuve en Alemania me pasaron algunas cosas que encontré, por decirlo de alguna manera, extrañas, y lo comenté con dos buenos amigos alemanes. Uno de ellos me dijo: «Vergiss es einfach!» y el otro me dijo: «¿Sabes lo que tienes que hacer? Weg!» 🙂
    Liebe Grüße!

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:23

      Jejeje… Gracias Karin!

      Un saludo*

  • Responder
    Juan Carlos
    28 mayo, 2016 a las 18:23

    El truco está en poner cosas entre medias que hay que pesar, como la fruta. Si la cajera es joven, otro buen truco es poner alguna verdura rara, porque no saben el nombre y tienen que mirar el código 🙂

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:24

      Jajaja!! Veo que muchos coincidís en ubicar lo pesado delante. Lo pruebo y el próximo viernes os cuento!

      Gracias Juan Carlos.

  • Responder
    José Miguel
    29 mayo, 2016 a las 17:26

    No solo nos contagias el alemanismo, sino que, encima, nos haces reflexionar sobre las cosas cotidianas de nuestra vida. Lebenlang für Eli. Es una pasada cada Kaffee und Kuchen y los espero con devoción cada Freitag. He probado lo del barreño con café y me quedo con la versión española. Sobre las amistades peligrosas, si son peligrosas, fuera. Sin contemplaciones.
    Ah, en el Super yo también pongo primero lo de mayor peso.

    • Responder
      Elisabet
      30 mayo, 2016 a las 12:25

      Muchas gracias José Miguel por tus bonitas palabras para el blog.

      Un saludo*

  • Responder
    Daniela
    8 junio, 2016 a las 9:27

    Hace tiempo que te sigo, hace un par de años tuvimos la tentación de ir y al final no nos atrevimos, ahora vuelve a surgir la oportunidad.
    En cuanto a desengaños a mi me acaba de pasar con mi familia política (o debería decir mejor la familia de mi marido, puesto que no me consideran nada de ellos). Yo gastaba kilos de energía en agradarles y hacerlos sentir cómodos… Pero al final he llegado a la misma conclusión que tú.
    Por cierto, en casa tomamos los cafés en barreños también!! Jijijii
    Y aquí tampoco vences a l@s cajer@s de mercadona!

Añadir Comentario

Suscríbete a Crónicas Germánicas